Entrevista en Exclusiva con Mara Aranda

Reconozco que a través de este trabajo se conocen actividades y artistas de muchos estilos. Pero, es cierto que me llamó poderosamente la atención el caso de Mara Aranda, una artista dedicada a la música sefardita y que con su trabajo logra ser el mejor disco de Europa en 2017 y 9º mejor disco del mundo también ese año.

Lejos de las listas de la música comercial y artificial con las que nos bombardean existen otras listas con músicas “minoritarias” que como en el caso de Mara Aranda cosechan premios y reconocimento por todo el mundo, y a la que la mayoría parece no tener acceso.

No pude evitarlo y traté de localizar a la artista, aprovechando su visita a Castellón en la Nit a la ermita de este 4 de agosto y el 16 de agosto en las Nits al Clasutre. Atenta y cercana, Mara Aranda nos ha concedido unos minutos para ayudar a saciar la curiosidad y entender un poco más como alguien con esa trayectoria musical pasa con tanta discreción.

‘MEJOR DISCO DE WORLDMUSIC DE EUROPA’ PARA MARA ARANDA

En el ciclo ‘nits a l’Ermita’. Ermita de la Magdalena, Castelló. Sábado 4 de agosto 22:30

-En diciembre te concedieron el galardón al mejor disco de WorldMusic de Europa de 2017  y el 9 puesto de toda la producción discográfica mundial. La primera vez en la historia de la lista que el título se lo lleva una española. Cómo lo has recibido?

Con una gran gratitud.

He pasado casi 30 años tocando por todo el mundo, de Pekin a Roma, de Lisboa a Sarajevo, de Tetuán a Salónica…han sido años de muchos viajes y mucho movimiento fuera del país, llevando nuestra cultura, lenguas  y tradiciones, …he tenido siempre buenas críticas y acogida, tanto por medios especializados como por público en general en el extranjero, pero que reconozcan tu trabajo en casa, es lo más entrañable. Los tuyos te apoyan, valoran, y avalan tu trabajo y eso no tiene precio y es un impulso definitivo a la hora de seguir llevando el testigo. También por supuesto, una responsabilidad de alto nivel puesto que ser un referente te pone en el punto de mira de muchos sectores y sobre todo también de mentalidades y sensibilidades diferentes. Hay que tener un buen temple para saber que ser centro de atención de algo te pone también a merced de las flechas de aquellos que no han sabido o no han sido enseñados a gestionar emociones primarias como la envidia porque sepan focalizan su atención solamente en una parte de la gran realidad que es otro ser. Puede ser que esté recibiendo un premio hoy y mañana esté muerta. Si desean la ‘suerte’ o el destino de otro, pueden cambiarlo en su totalidad. ‘Pedid y se os dará’.

  •  Pero no ha sido el único premio que has recibido, verdad?

Efectivamente, mis últimos discos han sido reconocidos como ‘mejor disco de folk’ del año de sus respectivos lanzamientos por el COM. Tanto ‘Nits cosides’, ‘Dèria’, ‘Lo testament’ o ‘Mare Vostrum’ fueron mejor producción y disco de folk. Aparte de algunos otros premios de la Revista Enderrock, la antigua televisión autonómica, festival de Landshut en Alemania…

  • Cómo definirías en esencia el trabajo que presentaréis en la ermita de la Magdalena el próximo sábado?

Diáspora, el título del programa es una parada más en esta travesía.

Estas décadas han estado salpicadas de muchos viajes de estancia e investigación en diferentes puntos geográficos: Salónica, Estambul, Creta, Jerusalén…mi interés por las diferentes músicas que se creaban en ellos, no pasa por conocer solamente un puñado de partituras para re-interpretarlas. Hay que ir al origen, y ver la orografía del paisaje, leer sus poetas y filósofos, sus ideólogos e intelectuales y también escuchar hablar a la gente en las calles y plazas, ver cómo se especian sus platos, como festejan las ocasiones, como lloran a sus muertos…todo ello hace que  la intensidad con la que después se produce la recreación/reinterpretación sea notable. Esto en el caso de repertorios históricos como es el caso de Diáspora, dedicado a las músicas de los sefardíes tras su exilio forzado de la Península y su dispersión por el Norte de África principalmente y el Antiguo Imperio Otomano.

Con los de composición propia tomas prestadas inspiraciones que se alquimizan en tu espacio creativo interior con las que ya llevas en tu mochila desde el nacimiento, desde el vientre de tu madre en el que ya escuchabas el tono y las melodías que en cada pueblo, comarca o país son particulares. Acabas asimilando en mayor o menor media aquello con lo que resuenas de esas otras culturas y haciéndolo tuyo.

    – Cómo surge tu interés por este repertorio tan ajeno a tus raíces?

Fue realmente una situación inesperada el hecho de pasar una buena temporada de mi vida como compositora de letras y músicas, con una fuerte influencia de las músicas y ritmos mediterráneos: Bulgaria, Grecia, Turquía,  Italia, el Magreb. En realidad mi primer interés fue por la música antigua y medieval y también la sefardita. Cuando en España no se escuchaba cantar este ‘extraño’ repertorio más que a Joaquín Díaz y poco más yo tiraba de cualquier hilo imaginable para localizar grabaciones de música medieval y sefardí por todo el orbe. Las músicas de trovadores, la música medieval está asociada a las fotografías mentales de las más importantes vivencias que he tenido.  El hecho de ser primeramente conocida como cantante de música mediterránea obedeció al hecho de que el destino te pone delante una opción atractiva ya que mientras yo seguía con mis estudios de música medieval, fueron entrando otros músicos en mi vida y fuimos creando una realidad musical paralela que cuando estuvo configurada se envió a un concurso que organizaba el Ministerio, ganó y a partir de ahí se desencadenó toda la serie de acontecimientos que me obligaron a posponer muchas cosas, entre otras mi inmersión plena en los repertorios históricos.

En los últimos años 5 años me he especializado en la música sefardita, que también bebe de la influencia del Mediterráneo y realmente no es tan ‘ajeno’ a nuestras raíces. El solar ibérico ha estado poblado por multitud de étnias y entre todas hubo momentos de enfrentamiento, pero también asociaciones más o menos veladas o visibles. Cuando llegan los musulmanes a la Península en el s. VIII algunos dirigentes casan a sus hijas con caudillos visigodos para establecer alianzas. Muchos judíos, presentes en la Península desde centurias antes que ellos, eligen cambiar de fe y se bautizan por tal de mantener sus privilegios y propiedades. Tantísimos moriscos después de la expulsión quedaron aquí, sobre todo niños ‘els morisquets’ que se quedan en casas de cristianos y a los que cambian apellidos poniéndoles los de sus amos. Todos ellos están entre nosotros, somos nosotros. Lo de la ‘pureza de raza’ lo tenemos a mal defender. No hay mejor manera de investigarlo que haciendo un árbol genealógico. Yo empecé con el mío hace dos años y en cuanto te remontas algunas generaciones atrás empiezan a aparecer apellidos como Salom,  Estruch, Alzamora, Alemán, Francón…por un lado podrían ser de origen, los primeros, judío o musulmán…por otro nos dan información de su procedencia. A buen entendedor ya sabemos que sobran las palabras. Pero sería un buen ejercicio que se debiera hacer desde la escuela, la tolerancia  y la paz lo agradecerían.

Cuentas con Jota Martínez en esta ocasión para el concierto.

Jota Martínez, ha trabajado durante muchos años en el campo de la música antigua con gente de referencia indiscutible como Eduardo Paniagua, Capella de Ministrers, Axivil, ensemble Diatessaron…es especialista en zanfona y cítolas medievales. Desde hace años, además, lleva adelante un proyecto que implica un arduo pero hermosísimo trabajo de recuperación de los instrumentos medievales ibéricos que encontramos en las fachadas de las catedrales, en las miniaturas de los libros de usos y costumbres, de música, votivos,… y que él está devolviendo, con la ayuda de luthieres, a la vida. Está recuperándolos, no solamente para ser expuestos, sino para llevarlos a los escenarios, dotándolos de la función para la que inicialmente fueron creados. En este momento cuenta con una de las más grandes e interesantes exposiciones de instrumentos musicales medievales, privadas,  de Europa. Por tanto cada concierto es también un pequeño museo, donde no solo se escucha sino que también se ven ‘objetos’ hermosos.

Este año, con toda la experiencia en el campo de la investigación, reconstrucción y como músico, la editorial Círculo Rojo publicó su libro Instrumentos musicales de la tradición medieval española (s. V al XV) del cual está agotada la primera edición.

Ser mujer y dedicarte a la música es casi excepcional o simplemente  hay mujeres pero no son tan conocidas como tú?

Faltan mujeres. Mis hijos tienen una diferencia de 15 años y no es casual. Si además tenemos en cuenta que el sector de la música ha sufrido bastante en los últimos años y que generalmente el músico tiene que ser productor, manager, asesor de imagen, video-recording, webmaster. redactor de notas de prensa…e intentar componer y hacer conciertos…fácilmente es comprensible que la gente lo desestime como opción vàlida para construir un futuro. Y si tienes que biológicamente destinar un tiempo de tu vida a la maternidad, una maternidad en condiciones…pues vamos reduciendo posibilidades y candidatas. De todos modos en los últimos años las mujeres están sacando pecho y genio y tenemos muchísimos ejemplos de mujeres cantantes y músicos que están redoblando esfuerzo por convertirse en testimonio de que la vía de la música es una opción real para quien tiene la fuerza de llevar adelante un proyecto y sobre todo no tiene individuos o colectivos que presionan para que ‘no les roben la plaza’ o ‘una mujer mande’. Los festivales por ejemplo, en nuestra comunidad siguen estando muy masculinizados, pero también es cierto que desde los diferentes ayuntamientos comienza a haber un visible cambio de mentalidad y un interés, espero que real y no mediático e interesado, para que esta desigualdad desaparezca y quede como residuo de una sociedad rudimentaria y primaria a nivel de igualdad de género.

Tras más de un cuarto de siglo en la brecha, qué te ha emocionado especialmente?

Soy una persona altamente emocionable. Quizá conocer y vivir con los muertos, (las grabaciones documentales con las que trabajo permanentemente están llenas de gente contando historias, adivinanzas, consejas, canciones que ya murieron). Paso más tiempo con los muertos que con los vivos y esto me ha hecho ser especialmente sensible a la importancia del aquí y ahora por un lado y por otro el vivir en el convencimiento y responsabilidad de transmitir toda esta información para que no se pierda. Que la cadena de transmisión de todo aquello que nuestros mayores atesoraron tanto y tanto tiempo porque consideraron que era lo más significativo, lo más trascendental, siga siendo incorruptible como debiera serlo nuestra esencia que nos define, diferencia y hace particulares. Sin tener que ser ello motivo de separación contrariamente a como algunos lo entienden. Ven en la diferencia motivo para el miedo, la desconfianza…estos son sentimientos muy claramente colocados por los poderes fácticos para hacer que algo que debiera generar curiosidad y acercamiento, intercambio, genere ese motivo de tachar al otro por no ser igual.

El espíritu religioso está bien presente en tu música¿estás de acuerdo con esa idea de que las tres culturas en el fondo hablaban de lo mismo?

Si, está presente. En directo normalmente trabajamos este repertorio sefardí con varios músicos musulmanes y en los discos participan también judíos, pero para mí este es un hecho anecdótico. Estoy convencida de que posiblemente todos los seres humanos tenemos tantos puntos en común como divergencias. Claro que podemos llegar a tener sentimientos, pensamientos y reflexiones idénticas…pero a veces la manera de expresar los sentimientos o compartir verbalmente los pensamientos o practificar esas reflexiones son en cada persona soluciones diametralmente opuestas. Las tres culturas posiblemente pensaban lo mismo, en determinados ámbitos, pero a la hora de llevar a la acción el pensamiento es donde habían diferencias y esa es la asignatura pendiente desde tiempos inmemoriales, respetar las diferencias…no intentar cambiarlas pensando que las tuyas propias son más válidas que las de tu prójimo. En la Edad Media había un concepto que todavía hay gente que arrastra y que no ha sabido actualizar. Hoy en día son conceptos muy obsoletos. La tolerancia y el respeto por el otro, el diferente, el que no es como nosotros, son fundamentales. No hay otro camino para la paz.

Resulta curioso observar el hermanamiento que había en la edad media de las tres culturas y el alto grado de tolerancia, cuando ahora está pasando todo lo contrario, ¿pensáis que la música de alguna manera puede servir de puente para hermanar pueblos y culturas?

La visión que se tiene de un hermanamiento de culturas en la España medieval dista bastante de la realidad histórica. Basta darse un paseo por los libros de historia para ver que hubo tanta luz como oscuridad en ese largo período. En realidad esos dos conceptos opuestos y complementarios, al mismo tiempo, lo abarcan todo trascendiendo todas las épocas y realidades diversas.

Desde hace un par de décadas, coincidiendo con el boom de la ‘World Music’ de fin de siglo son muchas las formaciones que han aparecido por todo el estado. Sobre todo han aparecido muchísimas que trabajan con el repertorio sefardita.

Efectivamente. Cuando empecé como dije, para encontrar un disco de música sefardita tenías que ir a buscarlo a Inglaterra o América. Recuerdo que muchos de los grupos que trabajaban por la zona me solicitaron material en cuanto vieron que había un nuevo programa, unas canciones atractivas que yo empezaba a interpretar y hacer públicas. Las canciones sefarditas pronto descubrí gracias al buen trabajo de aquellos primeros intérpretes como ‘The voice of the turtle’ que en sus créditos hacían referencia a las fuentes, que solamente se encontraban en estado puro en las grabaciones documentales que musicólogos habían hecho, sobre todo a partir del siglo XX. Hasta entonces se había preservado todo este rico caudal de la tradición judeo-española pasando de padres a hijos, generación tras generación. Pronto llegué a esas grabaciones de campo y vi que tenían escaso o ningún acompañamiento musical y que para no volver a interpretar lo mismo que ya estaba en esas grabaciones había que añadir algún elemento que pudiera hacerlo más atractivo al potencial oyente, que no tiene porqué ser un investigador sino un consumidor de música y músicas relacionadas con la cultura, la historia y el patrimonio unas veces y otras sencillamente disfrutador de ellas, sin más. En ese momento decidimos hacer unos arreglos que coherentemente casaran con esas melodías vocales.

Hoy día muchos grupos tocan esas canciones sefardíes con nuestros arreglos instrumentales porque se han quedado con la forma y  no han ido al fondo, piensan que el éxito de la propuesta es copiar o reproducir una fórmula. Pero eso es solamente la punta del iceberg, la cara visible de un trabajo de años buscando e investigando, hablando con otros estudiosos y musicólogos. Soy de la “vieja escuela”, acostumbrada a trabajar  en el “surco” de sol a sol. Nosotros no vamos a dejar de trabajar cuando se ponga de moda otra corriente musical diferente, somos gente de fondo, con capacidad de durar, con consciencia de que la música tradicional es la base de todas las músicas y de todos los fenómenos, la teta con la que se ha amamantado y se han nutrido todas las músicas que han venido detrás.

En nuestro país, de una manera o de otra, la música tradicional y todas sus manifestaciones siempre han estado presentes y jamás desparecerán porque tienen sus ángeles custodios. Pero el mundo del comercio y del mercadeo es otro “universo paralelo”. El usa y tira, es un monstruo devorador sin ningún sentimiento, sólo con unos dientes muy largos y una avidad desmesurada de dinero. Solamente hay que tener claro quien es el lobo y quien Caperucita en este cuento y lo demás con un poco de sensibilidad e ingenio se va solventando.

¿Cómo ves tu futuro?

Veo mi futuro, sin necesidad de ser Sibila, con  todas las garantías posibles. Nuestra permanencia no depende de ningún factor externo a nosotros, aunque estos evidentemente pueden ayudar o no hacerlo.

Nuestro éxito, difusión…sí pueden depender más de todos esos elementos satélites. Porque uno es más humano que divino y tiene las herramientas que tiene y con ellas llega hasta donde puede. Cuantos más recursos, más lejos se puede llegar, más se puede abarcar…pero al mismo tiempo también hay más intermediarios y tu trabajo no depende finalmente solo de ti, la criatura acaba teniendo muchos padres.

En los últimos años me he decantado por la enseñanza. Los conciertos didácticos para alumnado de todas las edades son muy gratificantes en colegios, institutos,  conservatorios, etc. La media de edad en los conciertos de músicas históricas es alto, queremos crear cantera, que haya gente detrás de nosotros para recoger el testigo ya. Por otro lado las clases de canto que imparto desde una perspectiva holística con las que trabajo con alumnos de todo el mundo gracias a las nuevas tecnologías son muy gratificantes y han abierto una vía de comunicación y de intercambio muy gratificante. En 30 años me ha dado para pasar por muchos procesos de diferentes patologías, malos usos de mi herramienta principal, la voz, y de buscar caminos para recuperar y restaurar lo malogrado o perdido. Estudié la carrera de MTCH y todo lo aprendido a nivel de uso y manipulación de la energía aplicado a los procesos de la voz es el milagro de los milagros.

 

 

ads

Leave a comment